Novación y subrogación

Novación y subrogación – Hoy en día, la creciente competencia en el sector financiero, fomentada incluso por las entidades online, y la mayor cultura financiera de los clientes, hace que la oferta de préstamos hipotecarios sea cada vez más diversa y flexible.

Así, puede suceder que los intereses que estamos pagando en nuestro préstamo hipotecario sean sensiblemente superiores a los del mercado actual. Por eso contamos con dos opciones para renegociar las condiciones del préstamo hipotecario: renegociar las condiciones actuales con nuestra entidad, la novación; o trasladar nuestro préstamo a otra entidad que ofrezca mejores condiciones, la subrogación.

La novación

La novación consiste en renegociar el préstamo con nuestra entidad y pactar unas mejoras en las condiciones de nuestra hipoteca. Se puede pactar una bajada en el tipo de interés aplicable o incluso modificar la forma de calcular el interés. También se puede acordar, por ejemplo, cambiar de un préstamo con intereses fijos a un préstamo con intereses variables, modificar el plazo de amortización o cambiar el índice de referencia que se aplica.