Mayor control a las empresas de intermediación y reunificación de créditos

Por fin. Ya habíamos hablado de lo peligroso que podía resultar acudir a los llamados intermediarios financieros o empresas de reunificación de préstamos. Lo escandaloso era que estas empresas pudiesen actuar sin la adecuada regulación que dejaba desprotegidos a los consumidores.

Pues ya, por fin, se han puesto manos a la obra y el Gobierno ha aprobado un proyecto de ley que regula la concesión de créditos y de préstamos hipotecarios por empresas que no son entidades financieras, así como los servicios de intermediación o reunificación de deudas.

Ahí van los puntos más interesantes de este proyecto de ley:

  • Posibilidad de que el consumidor pueda desistir en 14 días, ya que toda la información precontractual tendrá que ser remitida al consumidor quince días antes de la formalización de la operación.
  • Creación de un registro público estatal de empresas no financieras dedicadas a actividades crediticias.

  • Mayor trasparencia en las tarifas y comisiones. Se deberá facilitar de forma detallada información de “cualquier tipo de gasto” relacionado con la operación.

  • Contratos “por escrito y con un determinado contenido mínimo”. Se extienden también a los operadores no financieros las exigencias relativas a las escrituras públicas para la formalización de créditos hipotecarios.

Cómo financiar las vacaciones

Ya están aquí. Las vacaciones son una necesidad, una inevitable fecha en el calendario. Nos merecemos un descanso, relajarnos, desconectar y al menos una vez al año darnos un pequeño lujo, un viajecito, un capricho. Con el mundo al alcance de la clase media, hay ofertas en las que nos sale más caro quedarnos en casa, o eso era lo que decía Curro.

Hay gente que recurre a los créditos urgentes para financiar las vacaciones. Las agencias de viajes, para no quedarse atrás, se han convertido en agencias financieras con multitud de productos diferentes. Lo más cómodo es el pago a plazos y, normalmente, sin intereses, pero también ofrecen otra serie de facilidades.

En primer lugar, si realizamos la reserva con antelación nos ofrecen jugosos descuentos de hasta el 8% en algunas agencias o el 15% en otras; algunas veces la promoción consiste en regalar a las parejas las estancias de los niños. Cuando se conoce con tiempo la fecha del periodo de vacaciones es muy recomendable reservar con antelación: tendremos un buen descuento y mucho más donde elegir, antes de que se agoten las plazas en algunas hoteles o se acaben las mejores ofertas.

También se puede pedir a la agencia que realice una financiación de las vacaciones, que nos permita pagarlo en varios plazos, en cómodas cuotas, que si no todo junto impresiona. Es un nuevo servicio que ya tienen muchas agencias de viajes. En otras agencias que no financian, lo más que se puede conseguir es pagar en dos veces, parte al hacer la reserva y parte al iniciar las vacaciones.

Como siempre, conviene leer bien la letra pequeña de los productos que reservamos. Mirar bien las condiciones de cancelación o cambio de fechas. Por lo general los hoteles permiten cancelaciones hasta 24 horas antes sin coste, pero las agencias de alquiler de coches no permitirán la cancelación o cambio sin coste.

Y para el que ya esté de vacaciones, pues nada, que las disfrute, que tarde o temprano nos tocará a todos.

Reunificación de créditos… con cuidado

La OCU recomienda directamente no acudir a las empresas de reunificación de créditos, y el Banco de España aconseja leerse bien todas las condiciones de la operación y sopesar los gastos y comisiones que lleva consigo.

Si nos lo ponen así desde un principio, la cosa mete miedo. Lo cierto es que abundan los anuncios en prensa y televisión de empresas que nos invitan a reunificar nuestras deudas, así que conviene tener claro de lo que estamos hablando. En el artículo sobre la reunificación de préstamos se explica lo que es en realidad una reunificación de créditos y las opciones que tenemos, y en este artículo de Cinco Días se recoge muy bien como funcionan las empresas de intermediación para reunificar deudas.

La ventaja en la reunificación de créditos es clara: reducir la cuota mensual que tenemos que pagar. Pero hay que tener en cuenta los gastos y comisiones, así como el numero de años que tendremos que seguir pagando cuotas.

Conviene tener cuidado, informarse bien antes de iniciar una operación de este tipo y leer bien todas las condiciones si al final acudimos a una empresa de intermediación.

¿Qué es ‘subprime’? Créditos subprime e hipotecas subprime

Después de mucho oír hablar de la crisis de las subprime, vamos a empezar por explicar qué son en realidad los créditos subprime.

Primero hay que contestar a la pregunta ¿qué es subprime? “Subprime” es un término inglés que significa algo así como “por debajo de lo óptimo” y que proviene de los E.E.U.U, donde a este tipo de créditos también se les conoce como créditos B-paper, near-prime o second chance. Son un tipo de préstamo que se caracteriza por ser menos exigente con la solvencia o la capacidad de devolver los pagos que tienen las personas a las que van dirigidos, de hecho el término subprime califica esa solvencia como “por debajo de la óptima”. Los créditos subprime abarcan una variedad de instrumentos de crédito que incluyen las hipotecas subprime, los préstamos de coche subprime o las tarjetas de crédito subprime, entre otros, auque los más comunes son las llamadas hipotecas subprime.

Mediante las hipotecas subprime, las personas con dificultad para obtener un crédito en los bancos o cajas de ahorros acuden a otras instituciones de crédito, o a determinados bancos que las admitían en Estados Unidos, y, a pesar de no disponer de avales, mediante otras propiedades, o avales personales de alguien que responda en caso de impago, pueden acceder a un préstamo.

Las hipotecas subprime suelen tener un tipo de interés de hasta un 5% o más sobre el tipo de interés habitual en el mercado para los préstamos hipotecarios, intentando así cubrir el riesgo de impago. En un principio, son muy beneficiosas para ambas partes: el sistema crediticio y el particular, porque permiten acceder a una vivienda a más personas, y a su vez generar más riqueza. El problema viene cuando los tipos no acompañan, suben y vuelven a subir y la morosidad aparece como punta de un iceberg, porque además recordemos que no existen avales, por eso Bernanke (el presidente de la Reserva Federal estadounidense) estaba tan preocupado y reitera su preocupación por la morosidad.

Actualmente, el consenso entre los periodistas y los analistas financieros es utilizar menos la expresión sub-prime y cambiarla por “préstamos non-prime” que significa lo mismo (ya se ha demostrado que no es que tengan baja solvencia, es que la tienen nula) pero sin dar imagen de inferioridad (“sub”) o de defectuosos a quienes lo han solicitado. Ahora va a ser cuestión de nombre …