“Tengan cuidado ahí fuera”

Una mujer pide ayuda en Tele5 después de que, al no poder pagar sus cuotas de la hipoteca, acudiera a una intermediaria financiera en busca de una solución a sus problemas.

Al parecer, en la financiera le dijeron que tendría que pagar 3.000 euros de intereses y ahora resulta que debe 188.000€ y está a punto de ser desahuciada. En la financiera, por supuesto, no dan señales de vida.

No nos cansaremos de repetir que mucho ojo con las intermediarias financieras y que hay que leer muy bien lo que firmamos, que como nos descuidemos nos las van a dar todas juntas, que para eso ponen las cosas en letra pequeña, para que no las leamos. “Y recuerden, tengan cuidado ahí fuera” (Sargento Esterhaus en Hill Street).

Ampliación de hipoteca gratis

El gobierno ha aprobado un decreto que permite la ampliación gratis del plazo de los préstamos hipotecarios para cualquiera que lo solicite siempre y cuando el banco contratante dé su consentimiento. Esta ampliación del plazo de la hipoteca se podrá solicitar, sin coste alguno, a partir de mayo durante dos años. No obstante, esta medida plantea alguna cuestiones que conviene aclarar.

Alargar el plazo del préstamo tiene un efecto directo en la cuota mensual que pagamos. Rebajar esta cuota mensual es lo que se busca cuando se plantea alargar plazos, pero esta medida no resulta una solución a los problemas del precio de la vivienda o de la subida libre del Euribor. Alargar el plazo de un préstamo de 150.000 de 30 a 40 años nos permitirá una rebaja de menos de 100 euros de cuota mensual. Si alargamos una hipoteca de 40 años hasta 50 la rebaja de la cuota mensual no llega ni a 50 euros. No parece ni justo ni rentable atarse al pago de la hipoteca durante diez años más por tan pequeño beneficio.

Esta mínima reducción en la cuota se debe a que cuando se amplía el plazo de la hipoteca lo que más aumenta son los intereses que se lleva el banco. Si ampliamos el plazo pagaremos intereses durante más tiempo y tardaremos más en comenzar a amortizar la deuda con el banco.

Alargar la hipoteca de 30 a 40 años, o de 40 a 50 años por ejemplo, tiene otra consecuencia fácil de calcular en el día a día: aguantar las tensiones, los problemas económicos, las subidas del Euribor durante diez años extra pesa más que una rebaja de 50, 70 o 90 euros. Lo peor es que el gobierno trata de venderlo como solución a una crisis económica que necesita mucho más que una ampliación de hipoteca gratis para solucionarse.

Ajuste de cuentas .. y de cinturón

Ajuste de Cuentas es el nombre de el nuevo programa de finanzas familiares en Cuatro. Embarcarse en la compra de una casa o en cualquier proyecto similar supone un sacrificio. Es un esfuerzo constante que hay que estar atendiendo mes a mes durante treinta años o incluso más.

Lo que hay que tener muy claro que comprar un piso supondrá renunciar a otras cosas, el dinero es limitado y no seremos capaces de tenerlo todo, que luego pasa lo que pasa. Lo normal hoy en día es destinar al crédito hipotecario el 35-40% de nuestros ingresos, o ese es el límite que aplican generalmente los bancos a la hora de conceder los préstamos.

En algunas ocasiones la cuota a pagar supera este límite del 35-40% debido a que el banco ha permitido endeudamiento por la existencia de avales o, simplemente, que la cuota mensual se encarece revisión tras revisión por la subida del Euribor. Según datos del INE, en 2007 los hogares españoles destinaron el 37% de su renta bruta disponible (RBD) a financiar la adquisición de su vivienda, dato superior al de 2006 que estaba en el 29,9% de la RBD (ya descontado el efecto de la deducción fiscal de adquisición de vivienda).

Si a un sueldo normal una pareja de mileuristas por ejemplo, se le resta este 40% sólo restarían poco más de un sueldo euros para pagar todos los gastos del mes de la familia: facturas, teléfonos, comida, seguros, etc. Va a ser difícil vivir con muchos lujos o con muchos caprichos pero a cambio somos propietarios de la casa en la que vivimos. Ciertamente, alquilar no resultaría una opción mucho más barata, pero algo sí, y el alquiler no nos sube con el Euribor.

Si no se controlan los gastos de la familia, los ingresos no van a resultar suficientes, además de la cuota del préstamo hipotecario hay que vivir el día a día: compras, tarjetas de crédito, préstamos adicionales, etc. Si no nos autogestionamos bien y se controlan los caprichos nos va a costar llegar a fin de mes. De hecho la tasa de morosidad en los últimos meses ha aumentado significativamente. La morosidad en los préstamos hipotecarios ronda el 1% y en los préstamos al consumo ha aumentado aún más y ya ronda el 2,5%. Cuando no se llega a fin de mes, lo último que se deja de pagar es la hipoteca.

Ampliar hipoteca gratis a partir de mayo

Reunión del consejo de ministros el viernes y aprobación de algunas de las medidas económicas ya anunciadas en campaña electoral. La ampliación gratis de la hipoteca a partir de mayo, con una duración máxima de dos años y para todo el que el que quiera, no sólo para las familias en dificultad como se había hablado en un principio.

Además de la ampliación gratis de la hipoteca se han aprobado otras medidas como la eliminación del Impuesto sobre el Patrimonio desde el 1 de enero de 2008 y la deducción de 400 euros en el IRPF para las personas físicas que se destina a trabajadores, autónomos y pensionistas y que fue uno de las promesas estrella de la campaña electoral.

Medidas dirigidas a afrontar la ya inevitable crisis económica y que desde muchos sectores se ven como insuficientes para la que se nos viene encima.

¿El amor? La hipoteca sí que es para toda la vida

Video de Vaya Semanita sobre el amor y la hipoteca. Sólo faltaba que en nuestro banco nos sugeriesen algo así para asegurarse de que vamos a pagar todas las cuotas.

Con frases muy buenas como:

“Lo que más me gusta en un hombre es que page sus cuotas a tiempo”
“Sus sueldos están hechos el uno para el otro”
“Esa mujer tenía los incentivos fiscales bien puestos”.

La hipoteca más barata: ‘hipoteca 08’ del Santander

El Banco Santander rompe el mercado y lanza la denominada “Hipoteca 08”, la hipoteca más barata. Está claro que lo que pretende con este llamativo anuncio es una gran campaña de marketing, y a fe que funciona, de hecho aquí estamos todos hablando de ella. Lo bueno, y con lo que el Santander quiere llamar la atención a sus potenciales clientes, es una hipoteca con un interés a Euribor más 0,25, sin comisión de apertura ni de servicios, lo que no está nada mal.

Pero como somos un poco mal pensados y nos gusta seguir la máxima de ‘nadie da duros a cuatro pesetas’, tan realista y basada en la experiencia y en la sabiduría popular, la pregunta obligada es ¿dónde está el truco? Pues no es que tenga truco, pero la máxima antes citada se cumple: si leemos la letra pequeña nos encontramos con que, para empezar, la hipoteca tiene que haber sido contratada hace más de seis años, es decir se trata de un cambio de hipoteca o subrogación a la del Santander. Para continuar, tenemos que domiciliar la nómina en el Santander y, además, contratar un plan de pensiones con una aportación mínima anual de 600 euros.

Al parecer, hay tres modelos bajo el nombre de ‘hipoteca 08’, a elegir:

  • Hipoteca sustitución: para financiar el capital pendiente más los gastos de tramitación de la nueva.
  • Hipoteca renovación: para financiar el límite inicial del crédito más los gastos de tramitación.
  • Hipoteca ampliación: para financiar hasta el 80% del valor actual de la vivienda más los gastos de tramitación, pensada para los que tengan créditos al consumo, ya que al ampliar la hipoteca podemos cancelar los préstamos que tengamos y reunificar nuestras deudas bajo está hipoteca.

Para verlo mejor con números: en una hipoteca de 100.000 euros nos podríamos ahorrar 500 euros anuales, si bien hay que tener en cuenta los gastos del cambio de hipoteca que pueden llegar a rondar los 300 euros. Ahora, como siempre, es cuestión de hacer números y ver si nos interesa o no.