Burbuja inmobiliaria: baja la vivienda

Así titulaba Cuatro su programa de Callejeros de hace unos viernes y la AHE echa la culpa a las familias ‘menos pujantes’ (que el termino también se las trae).

Durante el año 2007 se ha puesto de manifiesto la crisis que vive el sector de la construcción y de la inversión inmobiliaria. Un sector que históricamente ha tirado del PIB aportando riqueza a España y a quienes invertían en viviendas, en segundas residencias, etc., que posteriormente siempre se podían vender con suculentos beneficios. Este es ahora el problema. Ahora los pisos se tardan más en vender. El boom de los años anteriores, la sobre valoración, se está corrigiendo ahora y a veces es doloroso volver a la normalidad, volver al mundo real.

Este proceso de ajuste afecta a todos los participantes de este negocio. A los particulares que desean vender un piso, que deben rebajar sus expectativas y hacer descuentos en el precio si desean vender en un momento como este; y también a los profesionales de las compraventas: a las inmobiliarias. En enero de 2008 más del 50% de las oficinas inmobiliarias del país tuvieron que cerrar; incluso vemos a unos cuantos constructores en procesos de quiebra. Todo esto repercute en puestos de trabajo que antes tiraban de la economía y de los que dependían muchas familias, pero que ahora dejan de ser necesarios.

En una economía global como en la que estamos es imposible escapar indemne cuando azota la crisis, pero lo cierto es que en España ha sido especialmente grave debido a la sobrevaloración que existía en el mercado inmobiliario. Esto está creando muchas ofertas y gangas en el mercado inmobiliario: pisos de toda clase (estudios, céntricos, urbanizaciones, chalet de lujo …) rebajados en un 20% o más.

La solución es difícil, y por parte de las autoridades españolas está siendo muy mal gestionada. Cuando el problema es el acceso a la vivienda, lo que se debe hacer es promover la construcción de más viviendas protegidas, de más viviendas de promoción pública y no permitir la formación de una burbuja de precios como esta, que al corregirse se vuelve dolorosa. Además, es en estos momentos de estancamiento cuando más necesaria es la iniciativa pública. La construcción de VPO, de infraestructuras, etc., buscando lograr un efecto más social y evitar que muchas empresas relacionadas con la vivienda o la construcción desaparezcan y sus trabajadores lo pierdan todo.

Deja un comentario

*